lunes, 29 de septiembre de 2014

Reseña de "Una mirada al siglo XX" de Rui Vaz de Cunha


Una mirada al siglo XX: Los memorables de Vázquez Díaz.
Rui Vaz de Cunha
Ed. Romero Libros, 2013

Rui Vaz de Cunha es un autor inventado. Doy aviso de ello a los lectores que se acerquen a la última obra de este portugués apócrifo, titulada Una mirada al siglo XX: Los memorables de Vázquez Díaz. En efecto, detrás de este nombre, de este heterónimo, están dos escritores muy dados a la provocación, Jaime-Axel Ruiz Baudrihaye e Ignacio Vázquez Moliní.

Por separado, estos autores han escrito y firmado con sus verdaderos nombres diversas obras de narrativa y ensayo. Historias de Almonaster o La embajada Roja en Lisboa de Vázquez Moliní y Declaración de ausencia o Comunistas y Pilaristas de Jaime Ruiz son algunos ejemplos. Juntos, firmando como Rui Vaz de Cunha, han publicado Lisboas y Elogio de Bruselas. Dos libros donde se mezcla la narración de sucesos y anécdotas; donde se relatan acontecimientos históricos, reales o novelados, y donde se aporta una exhaustiva y valiosa información sobre los lugares objeto de sus peripecias. Todo ello, convierte a estos dos libros en dos guías literarias, llamémoslas así, esenciales para conocer en profundidad el paisaje y al paisanaje de esas ciudades tan distintas y, al tiempo, fundamentales para comprender la crónica del ayer y de nuestros tiempos.

Desde que Rui Vaz de Cunha publicara su primer libro, los tres autores, los dos reales y el de ficción, han seguido, como digo, escribiendo y publicando. Ahora, con este tercer libro de Rui Vaz de Cunha basado en la figura del pintor Vázquez Díaz, a los que hemos seguido esta trayectoria laberíntica nos asalta la duda y la inquietud. Porque Rui Vaz de Cunha ya no es sólo una firma o un nombre falso. Éste Rui Vaz ha ido tomando vida, detrás de su apellido hay una historia personal, una familia, una existencia cada vez más real y menos ficticia. De esta forma, como si de un vampiro o un alien se tratara, pareciera que Rui Vaz de Cunha se está apoderando poco a poco de las almas creativas de Jaime Ruiz e Ignacio Vázquez Moliní hasta que sólo quede uno y ese uno no sea otro que Rui Vaz de Cunha.

Cierto es que existen sectores doctrinales que opinan que Rui Vaz de Cunha es una artimaña ideada por Ignacio Vázquez Moliní y Jaime Ruiz para confundir a la hacienda pública y evadir los impuestos que obtienen por las ventas millonarias de sus libros. Pero no seré yo quien levante falsos testimonios. Dejando el humor a un lado, es necesario anotar que el libro que nos ocupa es un libro escrito con gran oficio literario, bien estructurado y de fácil lectura, lo cual es un sello de identidad del portugués apócrifo. El libro contiene cincuenta y siete retratos literarios extraídos de los retratos de los personajes que pintara el onubense, o mejor dicho, el artista de Nerva (qué es igual pero no es lo mismo), Daniel Vázquez Díaz.

A cada personaje se le dedica apenas tres páginas. En tan breve espacio se nos proporciona información no sólo sobre aspectos destacados de los personajes con los que nos topamos sino de facetas, situaciones, sucesos y anécdotas poco o nada conocidas de los protagonistas. Ello convierte al libro en un complemento necesario para conocer la personalidad de las figuras que retrató Vázquez Díaz y acercarnos a ellos de una forma diferente, sabiendo que todos forman parte importante de nuestro acervo cultural. Poder encontrarnos con esa otra cara de los personajes es lo que proporciona al libro su vitalidad, además de hacerlo ameno y heterogéneo.

El Conde de Romanones, Unamuno, Valle-Inclán, Gregorio Marañón, Ortega y Gasset, Juan Ramón Jiménez, Gómez de la Serna, Gerardo Diego, Joaquín Ruiz Jiménez, González Ruano, etc, fueron retratados por Vázquez Díaz, con más o menos urgencia, en ese afán del pintor onubense por plasmar los rostros de aquellos egregios coetáneos con los que se topaba en su quehacer como artista o simplemente como testigo de una época. Destacar aquí que muchos de ellos fueron miembros del Ateneo de Madrid e incluso llegaron a ocupar cargos importantes en esta institución donde el pasado 29 de abril se presentó en Madrid este libro de retratos literarios y, al unísono, de divulgación histórica.

En efecto, numerosos personajes de este libro fueron parte de la espina dorsal de la cultura y política española del siglo XX. Muchos de ellos de ese magnífico período que fue el primer cuarto del siglo XX y al que se ha denominado Edad de Plata de la Cultura española. A ellos se les unen otros personajes extranjeros: músicos, escritores, artistas plásticos,… que dejaron su relevante impronta en el bagaje cultural de Europa.

El interés de este libro radica, en mi opinión, en la reivindicación de la figura de Vázquez Díaz, en la relevancia histórica y cultural de los personajes que salen de sus retratos para llenar las páginas de este libro y por último, como siempre sucede en de Cunha, en esos matices de la historia o debiera decir de la intrahistoria, que nos dan la talla humana e intelectual de estos personajes. Porque a Rui Vaz de Cunha le gusta fijarse, como diría Nieves Concostrina, en las menudas historias de la historia.

Sólo queda, pues, recomendar la lectura de este nuevo libro del decadente autor portugués, especie de hipostasis tras la que existen simultáneamente tres personas distintas. Como lector quedo a la espera de la próxima obra de Rui Vaz de Cunha y también con la intriga por saber quién de los tres escritores, como en la saga Los inmortales (Highlander en V.O) del director australiano Russell Mulcahy, conservará su cabeza literaria sobre sus hombros. Pues ya sabemos que “sólo puede quedar uno”. ¡Se abren las apuestas! © Francisco J. Castañón