sábado, 16 de abril de 2016

Reseña y presentación de "Vuelo a la velocidad del amor" de Myriam Cobos

El pasado viernes 15 de abril se presentó en el Ateneo de Madrid el poemario de Myriam Cobos Castaño titulado "Vuelo a la velocidad del amor". Durante el acto Daniel Pérez Rico interpretó varias piezas musicales guitarra y ukelele.


Myriam Cobos Castaño es escritora, locutora y presentadora de radio, directora del programa de radio Cultivando el Alma en Onda Diamante, colaboradora del programa de radio El Rincón de las Letras en Libertad FM y Onda Verde.

 

Como blogera, Myriam Cobos es creadora de los blogs “Vuelo a la Velocidad del Amor”, blog literario del que se han extraído los poemas de su libro del mismo nombre, y “Navegando por el Río de la Historia”, blog de historia con artículos sobre lugares y personajes del interés de la autora.


Reseña del poemario


Vuelo a la velocidad del amor
Myriam Cobos
Ed. ViveLibro, 2015
 

Vuelo a la velocidad del amor es el primer poemario de la escritora Myriam Cobos, publicado por la editorial ViveLibro. Un libro que guarda entre sus páginas 102 poemas en los que se habla fundamentalmente del amor. El poemario ha sido prologado por el escritor barcelonés José Luis Giménez.

Myriam Cobos nació en Madrid. Estudió Derecho en la Universidad Complutense, aunque su trayectoria profesional ha discurrido por derroteros muy alejados de las leyes. Entre sus múltiples ocupaciones hay que destacar su faceta periodística. Cobos es locutora y presentadora de radio. En la actualidad es directora del programa de radio Cultivando el Alma en la emisora local Onda Diamante, por el que han pasado numerosos escritores a los que la autora ha entrevistado a lo largo de estos últimos años. Asimismo, es colaboradora del programa de radio El Rincón de las Letras en Libertad FM y de la ya mítica emisora madrileña Onda Verde.

Myriam Cobos es además profesora de Taichi y Lectora profesional de Registros Akáshicos, una materia que entra, como diría Iker Jiménez, en el ámbito del misterio o, mejor dicho, de la búsqueda de otras esferas del conocimiento a las que seguramente deberíamos prestar más atención. No pocas veces la literatura, el arte y el pensamiento se han unido con otras posibilidades del conocimiento en esa búsqueda del saber más allá de la realidad que nos circunda.

En 2013 creó el blog literario “Vuelo a la Velocidad del Amor”, donde han ido apareciendo los poemas que componen el libro publicado. Igualmente, también en 2013, puso en funcionamiento el blog “Navegando por el Río de la Historia”, un blog de historias de la Historia en el que encontraremos artículos sobre lugares y personajes de son del interés de la autora. En este blog es posible sumergirnos en temas muy poco conocidos, insólitos o que han caído en el olvido, tanto de nuestra historia más inmediata como la de historia universal.

Myriam Cobos es una autora muy activa en las redes sociales. En la actualidad publica varias páginas en Facebook (“Myriam Cobos El Camino del Alma”, “Mensajes en una botella azul” y “Cultivando el Alma programa de radio”), así como un periódico digital: “El Camino del Alma”.

Junto a este poemario, Myriam Cobos ha publicado otros dos libros, un libro singular y controvertido titulado “Hacemos sin hacer y todo está hecho”, junto a María Luisa Sánchez González y un libro sobre Taichí titulado “El Taichí del corazón”, un libro basado en el conocimiento y la experiencia adquirida a través del aprendizaje y de la enseñanza de esta técnica, incluido en el género de autoayuda.

En el libro Vuelo a la velocidad del amor estamos ante un poemario donde el amor es el núcleo de los 102 poemas que contiene esta obra. El amor, el tema del amor, lugares, situaciones, instantes, episodios, momentos, donde el amor está presente, se hace presente y todo lo inunda es el leit motiv de este libro. En estos versos Myriam Cobos quiere situarnos ante el amor como elemento significativo de nuestra existencia, hallado, compartido, finalmente encontrado o ante el amor no correspondido o el desamor como otra forma de amor.

Myriam Cobos ha escrito un centenar de poemas de amor, a pesar de que como ella misma suscribe al final del libro “El mejor poema de amor / es el que no se escribe”. Así lo afirma en ese poema 102 que parece tan sólo ser un titulo sin poema, pero que sí es un poema, el poema con el que da por concluido el libro. Myriam Cobos nos regala en este libro cien poemas de amor porque como ella escribe de sí misma es “una enamorada del amor”.

La historia de la literatura está plagada desde el principio de narraciones y poemas de amor. Cuentos, novelas, libros de poesía, obras de teatro, ensayos, etc…se han dedicado al amor, han surgido por amor o han tratado del amor. Algunos de ellos han teorizado sobre el amor en todas sus formas posibles, como El arte de amar de Erich Fromm.

El poema más antiguo escrito en la literatura europea es el relato de los últimos días de la guerra de Troya, La Iliada, cuyo origen es el amor que se profesan el troyano Paris y la espartana Helena. En la Edad Media el Libro de Buen Amor nos habla en primera persona de los amores picaros del Arcipreste de Hita, Juan Ruiz, con las serranas de la sierra del Guadarrama y otros lugares. Por amor escribió Mariano José de Larra y por amor no correspondido se quitó la vida.

En todas las épocas ha habido autores que han escrito por amor, sobre el amor o desde el amor. Otros lo han relegado a un segundo plano o lo han desdeñado por completo. Cuando uno lee los versos de Paul Eluard no se piensa precisamente en el amor, el amor no surge a primera vista y sin embargo el poeta francés decía que todos sus poemas eran poemas de amor.

Muy distinto fue el caso de Gaspar Melchor de Jovellanos quien afirmaba que escribir poemas de amor era poco digno de un hombre serio. Él había compuesto poemas de amor, aunque nunca hemos podido leerlos, ya que como dejó escrito en una carta a su hermano Francisco terminó por echarlos al fuego.

Otros autores o autoras, en más de una ocasión, tuvieron que pagar un alto peaje por escribir poemas relacionados con el amor. Fray Luis de León sufrió cárcel por traducir el que algunos dicen es el poema de amor más bello jamás escrito: El Cantar de los cantares. María Gertrudis de Hore, relevante poetisa del siglo XVIII, también pagó un alto precio por sus versos de amor a su amante, siendo internada en un convento por orden de su marido hasta el fin de sus días.

Myriam Cobos ha escrito cien poemas de amor porque está, como ya se ha mencionado, “enamorada del amor”. También nos dice pocas páginas después que creció “rodeada de poesía, coplas, refraneros” y a un tiempo “soñando con grandes amores” y también con “bellas princesas de cuento”.

Afirma asimismo la autora en sus versos que ella no es poeta, pues “para ser poeta hay que desnudar el alma” asevera. Y aquí nos asalta una pregunta, qué hace la autora sino precisamente desnudar, exponer, desvelar su alma en este libro, en estos 102 poemas. En ellos hay poesía amorosa, poesía sobre el amor, poemas de amor que tratan el tema del amor y, a la vez, temas independientes que se abordan desde la perspectiva del amor.

En efecto, alrededor del amor o entorno al amor aparecen otros elementos que surgen, se desprenden o conviven junto a la temática amorosa. El olvido, la amistad, el paso del tiempo, la soledad, la nostalgia, la tristeza, el destino… en fin los grandes temas que acompañan la existencia del ser humano desde siempre. En este libro, a través del discurso poético que enhebra la autora, se quiere llegar a lo más hondo del ser, donde los sentimientos, o sea las impresiones que causan en el alma las cosas del espíritu trascienden. Aquí el amor es tema pero también excusa para lograr este objetivo.

Los versos de Myriam Cobos son claros, limpios, sin revestimientos superfluos y llegan ágiles al público lector sin necesidad de interpretaciones, sin ambages. Versos de “inspiración instantánea”, como los define la autora, a los que imprime su personal ritmo y musicalidad. Como en la canción cubana Guantanamera, la poeta, porque Myriam Cobos es poeta a su pesar, quiere echar, quiere sacar sus versos del alma, quiere vaciar su alma de versos.

Pero en la lírica de Myriam es posible hallar más cosas. Es posible hallar poemas de compromiso como el titulado “Cuando callas” dedicado a todas las mujeres que sufren maltrato, poemas de carácter elegiaco como el número 41 titulado “Quizá estés”, dedicado a su padre, poemas relacionados con el mundo digital como el titulado “Nuevas tecnologías”, donde aparecen, como no podía ser de otra manera, las redes sociales o poemas en los que se rememora a la orden templaria, pues la historia con mayúscula, otra de las facetas en la que esta escritora gusta de profundizar, tenía que estar en el poemario.

Para finalizar, quienes disfruten con la poesía y, sobre todo, con la poesía consagrada al amor, en este poemario encontrarán poemas de amor, de ese amor que no tiene ni responde a ninguna lógica, como nos avisa la poeta en el poema 53, de ese amor que es la lógica de la sinrazón. © Francisco J. Castañón